Jueves, 02 Abril 2020

Gigantesco crimen ecológico

Crimen-ecologico 180Desde 1980 hasta el 2010 se destruyeron más de 10 millones de hectáreas de bosques naturales. Entre los responsables no solo se encuentran ganaderos, agroindustriales, madereros y latifundistas, sino también las autoridades competentes que permitieron tan insólita destrucción.


El presidente Nicolás Maduro inició su mensaje en la sede de la Organización de Naciones Unidas señalando que el cambio climático es “la principal amenaza a la supervivencia humana”. Se refirió más adelante al “peligro inminente de un colapso climático”. Al día siguiente, ante la Asamblea General de la ONU, propuso que se declarara una emergencia climática planetaria.

Señaló que el crecimiento económico es incompatible con la supervivencia del planeta, expresó su indignación “ante estos modelos que ahora tratan de llamarse economía verde” y propuso el desarrollo ecológico sostenible, una economía social ecologista.

Luego enfatizó: “hoy en día Venezuela sostiene el 70% de su demanda de energía con la hidroelectricidad”

La verdad es que la energía hidroeléctrica aportó sólo el 22% (18.6 millones de toneladas equivalentes de petróleo) del consumo nacional de energía en el 2012: 86.8 MM-TEP (BP Statistics 2013).

Tampoco sería cierta la cifra si nos limitáramos al consumo de energía eléctrica, aunque no fue a lo que hizo referencia: en el 2013 fue suplido en un 62% por energía hidroeléctrica (Comisión Eléctrica del CIV 2014) como resultado del significativo esfuerzo que se ha realizado por instalar plantas termoeléctricas desde la crisis del 2010.

Según Corpoelec: “35% de la generación de electricidad proviene de plantas termoeléctricas, y casi un 3% corresponde al sistema de generación distribuida, conformada por grupos electrógenos”.

Más adelante Maduro resaltó: “El 60% del territorio nacional se encuentra bajo alguna figura administrativa de protección – preservando 58 millones de hectáreas de bosque. La conservación de los bosques venezolanos se traduce en un ahorro de emisiones de 12221 millones de ton de CO2, logrando disminuir la perdida de la cobertura de bosques en más del 50%”.

Desafortunadamente, la verdad es que los bosques del país apenas cubrían 46 millones de hectáreas para el 2010, incluyendo el medio millón de hectáreas de plantaciones de pino en el oriente del país, según FAO, CEPAL, ITTO y el Banco Mundial. Según el Ministerio del Ambiente se habrían reducido a 47 millones de hectáreas para el 2010.

Desde 1980, cuando los bosques cubrían aproximadamente 58 millones de hectáreas, hasta el 2010 se destruyeron más de 10 millones de hectáreas de bosques naturales, ricos en biodiversidad, a una tasa promedio de 347.000 hectáreas anuales durante 30 años consecutivos. Un gigantesco crimen ecológico, cometido con absoluta impunidad. Entre los responsables no solo se encuentran ganaderos, agroindustriales, madereros y latifundistas, sino también las autoridades competentes que permitieron tan insólita destrucción.

Crimen-ecologico 500

El ahorro de emisiones al que se refiere el presidente Maduro es el producto de malabarismos aritméticos carentes de efectividad. El hecho de conservar bosques no implica necesariamente un ahorro de emisiones.

Los bosques son depósitos y sumideros de carbono, como también lo son suelos, mares y océanos. También pueden ser fuentes de emisiones.
La sugerencia expone la falta de medidas para efectivamente reducir o mitigar emisiones. Venezuela registra las más altas emisiones de CO2 por habitante de América Latina por el consumo de combustibles fósiles, así como las mayores emisiones de CO2 por unidad del producto interno bruto, lo que implica la menor eficiencia energética de la región.

Ahorros reales en emisiones se derivarían de la aplicación de políticas efectivamente diseñadas en tal sentido, como erradicar la deforestación para el 2020, a más tardar, lo que reduciría las emisiones de CO2 en un 30%; triplicar el deficiente rendimiento del parque automotor venezolano por litro de gasolina consumida; duplicar la eficiencia energética de la economía nacional; sustituir el consumo de gasoil y fueloil por gas natural en centrales termoeléctricas; erradicar la destructiva práctica de quemar el gas natural en mechurrios, o compensar la huella de carbono de PDVSA y otras empresas, públicas y privadas, a través de la plantación de árboles. Decisiones que sólo requieren voluntad política para hacerlas realidad.

Julio César Centeno
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Internacional

Parque Nacional Natural Cocuy

NaturalCocuy 249Descripción del Área:
Vista desde el aire, esta Sierra Nevada es un rosario de perlas blanquísimas que refulge bajo el ardiente sol de los Andes.
En el ramal oriental de los Andes colombianos, se encuentra la Sierra Nevada de Güicán, El Cocuy y Chita, más de veinticinco picos cubiertos de nieves perpetuas, en dos cadenas montañosas de aproximadamente 25 kilómetros de longitud por 4 de ancho.
Buena parte de esta hermosa e imponente Sierra Nevada, que constituye la mayor masa glacial de Colombia, se puede recorrer a pie.

También hacen parte del Parque Nacional Natural (PNN) El Cocuy los páramos alrededor de la Sierra y una gran franja de Bosque Andino y Selva Basal que albergan gran diversidad de especies de fauna y flora.

Leer más...

Parque Nacional Nahuel Huapi

Nahuel Huapi es el primer Parque Nacional del país y su origen se remonta al año 1903. Este refugio de naturaleza y cultura, resguarda una muestra representativa de los ecosistemas andinonorpatagónicos: bosques, estepa y alta montaña, así como también las cuencas hídricas y el patrimonio cultural.

Las 717.261 hectáreas que componen su territorio, hacen de esta área protegida un lugar con características únicas y difícilmente repetibles. Su diversidad social y cultural se refleja en las formas de habitar, usar el territorio y relacionarse con la naturaleza. Resultando un lugar de encuentro de pobladores criollos, comunidades mapuches, vecinos, instituciones, organizaciones así como también de turistas de nuestro país y extranjeros que lo visitan año tras año.

Leer más...

Buscar Aqui

Bióloga intenta salvar a misterioso jaguar

Emiliana IsasiLa búsqueda comienza donde termina un camino de tierra, en un bosque con enredaderas y lleno de la algarabía de pájaros. Este es el dominio de los jaguares, y una bióloga ha hecho de su búsqueda una misión.

Emiliana Isasi-Catalá cruza a pie un arroyo y se mueve con agilidad a través del follaje, explorando en la tierra oscura cubierta de hojas caídas en busca de las distintivas huellas del jaguar y de los apenas perceptibles senderos de animales más pequeños de los que se alimentan: lapas, tapires, pecaríes y armadillos.


“Una huella, parece jaguar”, exclama, mientras sube una pendiente pronunciada. Al examinar en cuclillas el rastro de tierra descubierta, concluye que un felino grande se movió hacia abajo y se deslizó un poco. Apunta el dato en su grabadora de voz: “Registros de felino. Vamos a ver si encontramos mas huellas arriba”.

Leer más...

Se nos va Elizabeth Kline

Guia de Campamentos, Posadas y Cabanas en venezuela 2002Esta norteamericana de nacimiento y venezolana de recorridos se va del país después de 34 años de amor desbarrancado por su geografía, su gente y sus sabores.

Más de un millón de kilómetros de viajes, 20 ediciones de su guía de posadas y campamentos y un riguroso compartir de lo que ve, desde su página en El Universal. “Irme es tan doloroso como divorciarse cuando amas a tu marido”. Otro exilio.



Leer más...